BIENVENIDOS A MONTSERRAT!

“Una casa de silencio y césped sagrado donde nadie habla con nadie y todos hablan con Dios”

El Silencio es la dinámica esencial de un retiro. El silencio permite que otras cosas sucedan.

El silencio crea el clima de calma interior a través del cual se puede escuchar la voz de Dios. Al abstenernos de diálogos con otros permitimos que se abra la puerta para una comunicación espontánea y directa con Dios, la cual llamamos oración.

Por medio del silencio nos ponemos en contacto con nuestro interior más íntimo, y así satisfacemos nuestros deseos ansiosos de encontrar nuestra identidad personal, libertad interior y autonomía personal. También nos ayuda a explorar el verdadero y único propósito de nuestra vida, a examinar abiertamente nuestras opciones fundamentales de la vida y profundizar hondamente dentro de las reservas del poder humano, que todos poseemos pero a la hora de la verdad usamos muy poco.

El silencio nos ayuda a mantener un balance entre las fuerzas centrífugas y laterales de nuestras vidas entre la actividad y la oración. Necesitamos crear tiempo para estar a solas así como para estar en comunidad, tiempo para separarnos del mundo así como para estar comprometidos. El tener demasiada comunidad nos aísla y despersonaliza; demasiada soledad a la vez crea una soledad estéril y vacía.

El silencio (dentro de la oración) es terapéutico. Nos ayuda a relajarnos y disminuye la tensión. Nos ofrece una bienvenida y calma lejos del bullicio intenso de la ciudad. Poseemos una conexión entre el sonido y el sistema nervioso. Cuando el sonido se intensifica nos ponemos más tensos. El valor terapéutico del silencio se revela en una tranquilidad pacifica y profunda de nuestro ser.

El silencio nos ayuda a comunicarnos más inteligentemente. El silencio y la expresión verbal también están relacionados. Se complementan el uno con el otro. Sino tenemos periodos de silencio, simplemente hablamos sin frenar. El silencio en si es también apostólico. Con la elocuencia del silencio, cada persona haciendo un retiro se convierte en el proclamado de la palabra de acuerdo a si mismo: La palabra hecha carne en su persona. Amistades profundas y duraderas se unen en el silencio del retiro. Es por eso entonces que no debe de sorprendernos quo el Silencio es una de las características  más distinguidas que Montserrat posee!

 

Más información sobre

600 N Shady Shores Drive Lake Dallas, TX 75065 | (940) 321-6020 | info@montserratretreat.org